Reconstrucción mamaria, recupera tu imagen

reconstrucción mamaria

Qué es la reconstrucción mamaria

Actualmente, la reconstrucción mamaria es una de las cirugías más seguras y satisfactorias para las pacientes con cáncer de mama. Más allá de la mejora de su imagen y silueta, la reconstrucción aporta una mayor estabilidad emocional que permite sentirse más positiva, segura y mantener su actividad social con mayor confianza.

La reconstrucción mamaria cuenta con el desarrollo de nuevas técnicas que permiten crear una mama más similar en forma y textura, recreando una mama con un aspecto natural incluyendo areola y pezón y tiene como objetivo eliminar la necesidad de llevar prótesis, rellenar el hueco que puede quedar en el tórax y restaurar la imagen y calidad de vida de la paciente. Una reconstrucción mamaria es definitiva y te permite hacer una vida absolutamente normal.

Tratamiento

En función de la paciente, la situación oncológica de su enfermedad (grado, extensión…), edad, características físicas y expectativas, las técnicas empleadas pueden variar aunque en general son la reconstrucción con implantes mamarios: prótesis y expansores, reconstrucción con tejido autólogo, reconstrucción con injertos de grasa, y reconstrucción mixta, las más habituales. En cualquiera de los casos anteriores, el pecho se considera reconstruido cuando está completo, es decir, con areola y pezón.

  • Reconstrucción con implantes mamarios y/o expansores. La reconstrucción mediante expansores se realiza en dos intervenciones quirúrgicas con anestesia general. En esta cirugía se introduce en primer lugar un expansor que progresivamente irá aumentando de tamaño mediante inyección de suero fisiológico para recuperar la piel que se le ha extirpado tras la mastectomía. Una vez que la piel está preparada para acoger la prótesis mamaria (a los 3-6 meses), se realiza la segunda intervención. En el caso de la reconstrucción con implantes, se realiza en una sola intervención. Las prótesis empleadas en reconstrucciones de este tipo son de gel cohesivo de silicona con forma anatómica, más natural y con mayor proyección.
  • Reconstrucción con Tejido Propio (Autólogo). En esta cirugía se utiliza tejido del propio organismo (piel, grasa y músculo), para conseguir el volumen, la forma y la consistencia similares al tejido mamario natural. Generalmente las zonas más empleadas son la pared abdominal (DIEP o TRAM) para la que se requiere microcirugía, y el colgajo músculo-cutáneo de dorsal ancho de la espalda.
  • Reconstrucción con Injertos de Grasa (Lipofilling). Con esta técnica es posible realizar una reconstrucción estadiada, en varias sesiones, sin la necesidad de prótesis ni colgajos. Se realiza mediante la inyección de grasa para lograr un resultado más natural en forma y tacto. Su gran ventaja radica en la recuperación de la calidad de la piel de la mama en caso de radioterapia en el tratamiento del cáncer de mama.
  • Reconstrucción Mixta. En este caso se realiza la combinación de tejido autólogo con implantes mamarios en aquellos casos en los que no se ha obtenido un volumen mamario suficiente.

Resultados

La reconstrucción mamaria es definitiva y te permite hacer una vida absolutamente normal, proporcionando un mayor equilibrio psicológico tras la mejora de la imagen propia que propiciará una vida social e íntima más plena.